Encontrar un sistema efectivo y seguro para los días de menstruación es imprescindible para ellas. En 2017, alrededor de 1.900 millones de mujeres estaban edad de tener la regla, un 26% de la población mundial, con una duración media de 65 días al año. Un estudio científico ha confirmado, recientemente, que las copas menstruales son un método fiable para soportar los días en que las mujeres tienen la regla. Para ello, a 3.319 mujeres se les preguntó por el nivel de satisfacción de su uso. El 70% que lo usó prefirió este sistema que el de otros más tradicionales, como el tampón o la compresa.

Para asegurar su uso, los investigadores también se centraron en comprobar la efectividad ante cualquier consecuencia negativa o daño que pudiera originar su uso. Entre los efectos que tuvieron en cuenta, se encuentran: abrasiones vaginales, efectos en el tracto reproductivo, digestivo o urinario; y la seguridad de si se dan malas condiciones higiénicas.

Además, se realizaron estimaciones sobre el coste del dispositivo y los beneficios medioambientales. Una vez realizaron las comprobaciones necesarias, los expertos concluyeron que las copas menstruales -cuyo uso se está dando a nivel mundial- eran un método seguro para la menstruación. Aunque, aseguran, se necesitan más estudios para confirmar los efectos que generaría a nivel medioambiental y el coste que supondría ponerlos en el mercado.

¿Cómo utilizar la copa menstrual?

La copa menstrual es un dispositivo, fabricado en silicona o látex, que se introduce en la vagina para recoger la sangre que produce la menstruación. En el caso de los tampones o las compresas, lo absorben.

Según los científicos, se debe vaciar cada 4 o 12 horas para evitar cualquier infección, los expertos aconsejan 4 horas.

¿Cuánto cuesta este dispositivo?

Las copas menstruales cuestan menos de un euros en algunos países. Sin embargo, hay países en los que el precio rondan los 40 euros. Los expertos aseguran que, aunque el precio pueda parecer elevado, a largo plazo, estos dispositivos son más seguros y económicos para las mujeres.

España se sitúa por delante de países como Reino Unido, Portugal y Francia en el uso de las copas menstruales. Las españolas aseguran que son más higiénicos, seguros y eficaces que otros métodos.