Aceite de palma

El aceite de palma favorece la metástasis en el cáncer bucal y de piel melanoma

Los hallazgos de la revista Nature revelan que el ácido palmítico ayuda a propagar la metástasis en el cáncer bucal y el cáncer de piel melanoma en ratones. Los investigadores del Instituto de Investigación de Biomedicina ya han empezado a investigar para desarrollar un tratamiento que frene este desarrollo.

El aceite de palma favorece la metástasis en el cáncer bucal y el cáncer de piel melanoma

Publicidad

Un estudio en ratones del IRB Barcelona demuestra que el ácido palmítico, un ácido graso del aceite de palma, aumenta la probabilidad de que se propague el cáncer, es decir, de que exista metástasis. Los resultados de esta investigación, que se han publicado en la revista Nature, dan a conocer los tipos de cánceres en los que este ácido promueve la metástasis, que son el cáncer bucal y el cáncer de piel melanoma en ratones.

Hay otros ácidos grasos, como el ácido oleico o ácido linoleico que no tienen el mismo efecto. Los investigadores del Instituto de Investigación de Biomedicina ya están trabajando para desarrollar un tratamiento que permita frenar esta propagación del cáncer.

Otros ácidos grasos no afectan de esta manera

Hay otros ácidos grasos, como el ácido oleico o ácido linoleico y grasas omega-9 y omega-6 que están presentes en alimentos como el aceite de oliva y las semillas de lino que no presentaron el mismo efecto en el estudio.

El aceite de palma desarrolló efectos a largo plazo en el estudio

En esta investigación, que está financiada en parte por el Worldwide Cancer Research, se reveló que el ácido palmítico también ejerció efectos sobre el genoma a largo plazo se complementó en la dieta de los ratones, además de favorecer la metástasis.

Las células cancerosas expuestas al ácido palmítico durante un período de tiempo corto permanecieron bastante metastásicas, incluso cuando el ácido palmítico ya no estaba en la dieta. Según los investigadores, esa memoria se debe a cambios en el funcionamiento de los genes, que hacen que la función de las células cancerosas metastásicas se altere, de manera que forman una red neuronal alrededor del tumor para poder comunicarse con las células en su entorno más cercano y diseminarse más fácilmente.

Los investigadores planifican un ensayo clínico

Saber cómo funciona esta comunicación ha permitido a los investigadores descubrir una forma de bloquearla, por lo que ya están planificando un ensayo clínico que permita detener la metástasis en diferentes tipos de cáncer. La empresa ONA Therapeutics está desarrollando un fármaco con anticuerpos.

Para poder desarrollar este tratamiento, la empresa ha obtenido 30 millones de euros de inversores privados y se espera que el ensayo comience en los próximos dos años para probar su nuevo anticuerpo en varios tipos diferentes de cáncer.

El investigador del IRB Salvador Aznar-Benitah, haciendo alusión a la dieta que deberían seguir las personas con cáncer, ha explicado que "aún es demasiado pronto para determinar qué tipo de dieta podrían consumir los pacientes con cáncer metastásico para retrasar el proceso metastásico, se necesita mucho más trabajo para determinarlo".

Publicidad