Turistas y residentes se han enfrentado en Washington en una guerra de bolas de nieve. El objetivo es celebrar la primera gran nevada del año.

Algunos incluso se han atrevido a sacar los esquís. Una tradición navideña con la que la ciudad estadounidenses celebra la llegada de la nieve.