En España hay un 450% más de venezolanos que hace 20 años, cuando el chavismo llegó al poder, y el 30% de ellos han venido en los últimos dos años.

La familia Landér es testigo en primera persona del drama que muchos hogares soportan desde entonces. Fue en junio de 2017 cuando su hijo mayor de 17 años murió en una manifestación contra Nicolás Maduro.

A partir de ahí el hostigamiento y la presión no ha cesado hasta que hace unos días, con un bebé entre los brazos y sin 'plan B' llegaron a España.

Los Landér son una familia de clase media sin compromiso ni filaciones políticas que ahora se encuentra en un albergue esperando asilo político. Eso sí, siempre con una esperanza porque aún sueñan con poder dar a su pequeño de 23 días, Alan una vida en Venezuela, en una Venezuela mejor .