Europa

La Unión Europea incorpora a Croacia al espacio Schengen y pospone la entrada de Rumanía y Bulgaria

La Unión Europea ha dado luz verde a la entrada de Croacia en el espacio Schengen, pero Rumanía y Bulgaria se han quedado fuera por los vetos de Austria y Países Bajos.

Publicidad

Este jueves los ministro del Interior de la Unión Europea (UE) han tomado la importante decisión de ampliar el espacio Schengen por primera vez en más de una década. Croacia se incorpora a la zona libre de fronteras a partir del año que viene, a diferencia de Rumanía y Bulgaria, que tendrán que esperar por culpa del veto de Austria y Países Bajos.

Austria y Países Bajos vetan a Rumanía y Bulgaria

Los Veintisiete, por unanimidad, han dado luz verde a la entrada del país croata en el espacio Schengen a partir del 1 de enero de 2023. De esta manera, el espacio Schengen estará compuesto por 4 países de fuera de la UE, como son Liechtenstein, Islandia, Noruega y Suiza; y 23 países de dentro de la UE, entre los que no figuran Chipre, Irlanda, Rumanía y Bulgaria.

Precisamente, estos dos últimos países también estaban dentro de la votación para ser incorporados al espacio Schengen junto con Croacia. Sin embargo, Austria ha vetado tanto a Bulgaria como a Rumanía, alegando que no es el mejor momento para incorporarlos debido a los movimientos migratorios en la zona. En la misma línea ha ido Países Bajos, aunque solo se ha opuesto a la entrada de Rumanía.

Los ministros lamentan el veto a Rumanía y Bulgaria

Estos vetos no ha sentado bien en el resto de países de la UE, hasta el punto que la sensación es de absoluta decepción, y sus ministros del Interior no han dudado en manifestarlo. Consideran que el veto no está bien justificado, ya que todos los informes técnicos avalaban la entrada de los dos países.

El ministro del Interior de República Checa, Vít Rakušan, que es también presidente del Consejo y, por tanto, modera los debates, ha tildado la no entrada de ambos países de "fracaso" y ha asegurado que ambos países "han hecho todo lo que se les ha pedido".

Misma opinión la de la Comisaria Europea de Interior, Ylva Johansson, que ha aseverado que tanto Rumanía como Bulgaria son perfectos candidatos al espacio Schengen. Johansson ya advirtió que un supuesto veto sería una "discriminación". De la misma manera, ha querido rebatir el argumento de Austria y Países Bajos y ha afirmado que ampliar el espacio es "más control".

El ministro del Interior español Fernando Grande-Marlaska, ha ido más allá y ha expresado que el veto a ambos países es contrario a los valores de la UE. "Hoy hemos perdido la UE y esperemos que reconsideren los dos países que han puesto el veto y volvamos todos al acerbo de la Unión, que nos hace mucho mejores", ha apuntado, añadiendo que este panorama pone en riesgo la "confianza" entre los socios europeos.

Publicidad