52

Publicidad

Croacia

Una española infectada de coronavirus abandona su hogar al producirse el terremoto de 6,2 grados de magnitud en Croacia

Una española ha vivido el terremoto que azotó Croacia este martes en primera persona. La joven estaba confinada en casa junto a su familia, tras contagiarse de coronavirus, y tuvo que abandonar su hogar al producirse el terremoto.

Este martes se produjo un terremoto de 6,2 grados de magnitud en Croacia. Por ello, muchas personas tuvieron que empezar el 2021 calentándose con fogatas al raso o refugiados en sus coches. El terremoto ha causado siete víctimas mortales, 26 heridos y ha causado graves daños a miles de casas en Petrinja, Sisak, Glinas y otras localidades cercanas.

Una española ha vivido esta tragedia en primera persona. La joven estaba confinada en casa junto a su familia tras contagiarse de coronavirus y tuvo que abandonar su hogar al producirse el terremoto. "Salí al balcón y en cuanto toqué la barandilla empezó a moverse todo. Te intentas alejar de la gente y, aunque es un tanto inhumano porque ante el drama lo normal es buscar un abrazo o un consuelo, sabes que eso a largo plazo puede traer otras consecuencias", señala.

Por su parte, la mayoría de los habitantes, entre ellos muchos agricultores y ganaderos, no quisieron abandonar sus hogares y alojarse en centros públicos habilitados por miedo a perder sus posesiones.

Después de la medianoche se registraron varios seísmos, entre ellos uno de magnitud 3,7 en la escala de Richter, según el servicio sismológico croata.

Por otra parte, el primer bebé que nació en Croacia en 2021 ha sido de una familia que se ha quedado sin hogar en Petrinja, una localidad cerca del epicentro del terremoto, y el nacimiento se produjo en un hospital dañado en la cercana ciudad de Sisak.

Debido a la pandemia del coronavirus se han prohibido las reuniones de más de 10 personas, por ello, las plazas de las ciudades estuvieron desiertas y la Nochevieja fue totalmente diferente a las anteriores, pero no solo por la pandemia, sino también por los temblores.

Publicidad