Los acontecimientos se llevaron a cabo durante la celebración de un juicio en Estados Unidos, Ohio. Pese a la incredulidad de los presentes, dos hermanos se abalanzaron violentamente contra el hombre condenado por haber asesinado a su madre.

Los agentes actuaron con gran rapidez y consiguieron acabar con la tensa situación. El convicto tuvo que ser trasladado al hospital, por lo que la Audiencia se tuvo que posponer.