Una mujer china de 27 años no podrá tener hijos después de haberse sometido a 17 intervenciones por aborto en seis años. Los médicos no pudieron hacer nada por evitar que se quedara estéril debido al estado en el que se encontraba su útero.

La jefa de ginecología del Hospital Shiyan de Maternidad y Atención Médica Infantil en China, Zhao Qin, aconsejó a la joven que evitase abortar pero se opuso. Quiso seguir adelante con la decisión.

Xiao Ju se sometió al primer aborto cuando tenía 21 años. Desde entonces, se convirtió en una paciente habitual, ya que la joven promedió casi tres abortos por año.

Un delgado revestimiento endometrial (la membrana que recubre el útero) puede provocar abortos espontáneos recurrentes y, por lo tanto, dificultad para llevar al embarazo a término.

Zhao reconoce que aconsejó a la paciente que cuidara a su hijo y ella le contestó: "Si no hace este aborto, entonces quédese con este bebé", reconociendo que no tenía la capacidad para criar a un hijo.