Un niño de cinco meses ha fallecido después de que sus padres le practicaran una circuncisión en su casa, en Scandiano (Italia). El pequeño, de origen ghanés, falleció en el hospital de Sant'Orsola, en Bolonia, tras perder mucha sangre.

Según publica el diario italiana Il Corriere de la Sera, el padre y la madre están siendo investigados por homicidio involuntario. Se practicará la autopsia al pequeño para determinar las causas de la muerte.

Se trata del segundo caso en pocos meses que un bebé muere tras ser circuncidado en Italia. El pasado noviembre, un niño de seis meses y también de origen ghanés murió en el hospital de Reggio Emilia: la operación la habría realizado una especie de 'hombre santo' conocido entre la comunidad africana que generalmente realiza este tipo de intervenciones.