El desierto del Gobi es un infierno pero, a su vez, un reclamo turístico. Y es que, a mucha gente le despierta curiosidad el saber cómo se vive una ola de calor en el noreste del país chino. De hecho, son más de 3.000 turistas los que se desplazan cada año en estas fechas a este lugar del planeta.

Hasta 50 grados se llegan a alcanzar en los desiertos del noreste chino durante el verano. Pero lo curioso no son las temperaturas, sino la manera de los lugareños de combatirlas. Ya se han hecho virales varios vídeos en los que aparecen metiéndose bajo la tierra para mitigar el calor.

Además, ha trascendido que según la medicina tradicional china vivir a estas temperaturas puede servir para aliviar algunos dolores. Por eso, vivir en este desierto puede considerase incluso algo terapéutico.