Imagen de un coche de policía de Estados Unidos

Publicidad

EN ESTADOS UNIDOS

Un hombre, tras sufrir un accidente de tráfico: "Puede que quieran esposarme, llevo un cadáver en el maletero"

Al tener un accidente con su furgoneta, el hombre se sintió rodeado y confesó el asesinato de su pareja y los cuatro hijos de esta. El cuerpo de la mujer lo llevaba en el coche mientras que a los menores los había enterrado en un bosque.

Un accidente de tráfico fue la clave para resolver la desaparición de una madre y sus cuatro hijos en el estado de Florida, en Estados Unidos.

Michael Wayne Jones iba conduciendo su furgoneta cuando tuvo un accidente en el Condado de Brantley, en el estado de Georgia. Cuando llegaron los agentes de Policía, les confesó que llevaba el cuerpo sin vida de su mujer, Casei Jones, en el maletero del vehículo.

Jones y sus hijos llevaban desaparecidos alrededor de seis semanas, pero su familia había notificado la ausencia mucho después. Desde ese momento, Michael Wayne Jones, de 38 años, se había convertido en el principal sospechoso.

Tras el accidente y al comprobar que salía un fuerte hedor de la furgoneta, el sospechoso le dijo a la Policía: "Puede que quieras esposarme, llevo un cadáver en el maletero". Después de confesar, Jones condujo a los investigadores hasta los cuerpos sin vida de los hijos de su pareja, que estaban enterrados en un bosque junto a una carretera.

Los investigadores creen que el detenido almacenó los cuerpos en su casa y en su camioneta durante varias semanas antes de llevarlos lejos de la escena del crimen.

La Policía cree que el acusado llevó a cabo el asesinato en la casa de sus víctimas y luego los llevó hasta el lugar donde los enterró.

Los familiares de la víctima denunciaron su desaparición

Al no tener contacto con su hija durante semanas, la madre de Jones llamó al Departalento del Sheriff para denunciar su desaparición.

Le dijo a la Policía que estaba preocupada por si Jones le había hecho algo y les indicó que aunque había hablado con su hija a través del teléfono, creía que podría no haber sido ella.

Publicidad