Multitudinario funeral para despedir a los fallecidos en la matanza perpetrada por dos exalumnos en un colegio de Suzano, en Sao Paulo, que se suicidaron después de asesinar a ocho personas.

Los cuerpos de cuatro de los jóvenes, cuyas edades estaban entre los 15 y los 17 años, y de las dos funcionarias, de 38 y 59 años, fueron velados en un pabellón convertido en un enorme centro fúnebre presidido por numerosas coronas de flores.

Los asesinos fueron enterrados en la intimidad y con refuerzo policial.