Más de 800 parejas han sido grabadas en moteles de Corea del Sur mientras mantenían relaciones sexuales. Esas grabaciones las conseguían gracias a 'cámaras espías' y las difundían a través de Internet.

La Policía sospecha que cuatro hombres colocaron estas minúsculas cámaras en las televisiones o enchufes, de manera que pasaron desapercibidas.

Las imágenes se retransmitían a través de Internet 24 horas al día en una página con alrededor de 4.000 seguidores.

Durante 2017, más de 5.400 personas fueron interrogadas sospechosas de esconder cámaras para grabar actos sexuales.