Una bebé de poco más de un año y su madre embarazada han muerto en Gaza por los bombardeos de represalia israelíes, en respuesta al lanzamiento de más de doscientos cohetes desde la franja contra Israel desde primera hora de la mañana, informó el Ministerio de Sanidad palestino.

Según la fuente, Seba Abu Arar, de un año y dos meses, murió en un bombardeo y su madre, que está embarazada, y su hermana resultaron heridas de gravedad en un ataque aéreo contra una infraestructura militar cerca de su vivienda en el este de la ciudad de Gaza, aunque finalmente la madre también ha muerto. Otros cuatro palestinos fueron heridos en el mismo bombardeo.

Durante la tarde siguió el disparo de cohetes desde Gaza que ha hecho sonar las alarmas antiaéreas en numerosas comunidades israelíes de la periferia del enclave costero bajo bloqueo, pero también en la región central de Israel.

Israel continúa con los bombardeos de represalia, que han impactado en al menos treinta objetivos militares de las milicias palestinas Hamás y la Yihad Islámica, indicó el Ejército en un comunicado. Previamente, un miliciano palestino de Hamás murió en los ataques de represalia y otras seis personas resultaron heridas.

En Israel, una mujer de unos 50 años quedó herida de gravedad por el impacto de un cohete y un hombre de la misma edad fue trasladado al hospital con lesiones por esquirlas.

Las autoridades israelíes han pedido a la población que sigan las instrucciones de seguridad, acudan a los refugios si escuchan las alarmas y se mantengan en lugares seguros y han cerrado lugares públicos cerca de la franja o bloqueado carreteras.

La Policía israelí ha aumentado su presencia en la zona sur y el Ejército "ha reforzado su capacidad", dijo hoy el portavoz militar, teniente coronel Jonathan Conricus, en una rueda de prensa telefónica.

Los ataques de este sábado prosiguen a una jornada en la que aumentó la violencia en Gaza con la muerte de dos milicianos en bombardeos de represalia por disparos con arma de fuego en la zona fronteriza contra soldados israelíes que dejó a dos uniformados heridos y la muerte de otros dos palestinos abatidos en las protestas contra el bloqueo y por el derecho al retorno.