China ya cuenta con el aeropuerto más grande del mundo. Se encuentra en Pekín, ha costado 60.000 millones de dolares, y se espera que esté operativo para finales de septiembre.

Su espectacular terminal cuenta con 700.000 metros cuadrados, una superficie equivalente a 25 campos de fútbol. Por él está previsto que pasen más de 70 millones de pasajeros.