Arancha González Laya en Espejo Público

Publicidad

Coronavirus

La ministra de Exteriores dice que "Europa se la juega" con el coronavirus

Explicaciones de la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, en el Congreso sobre la gestión del coronavirus y la posición de España en el Consejo Europeo que debate los fondos para hacer frente a la pandemia. Dice que España lidera la respuesta y la oposición la acusa de mentir.

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, apeló a la coordinación de la Unión Europea para proporcionar una respuesta a la derivada económica de la pandemia del coronavirus, puesto que “Europa se la juega” frente a la “mayor crisis” desde la Segunda Guerra Mundial. Lo dijo durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados en la que dio cuenta de la gestión de la crisis motivada por la pandemia del coronavirus en el ámbito de sus competencias.

"España lidera la respuesta europea"

La jefa de la diplomacia española comentó la importancia de proporcionar una “respuesta europea robusta” profundizando la solidaridad y responsabilidad económica completar la unión económica y monetaria, la política fiscal europea y el pilar europeo de derechos sociales. Comentó las acciones que España ha impulsado a escala sanitaria –propuesta de someter a los sistemas sanitarios de la UE para futuras crisis- y a nivel del espacio europeo de libertad, seguridad y justicia –emisión de un comunicado junto con 12 países de la UE en el que mostraban su inquietud por las medidas excepcionales adoptadas durante la pandemia, en una referencia velada a Hungría-. En el plano económico, instó a la coordinación de la UE para proporcionar una respuesta a la derivada económica de la pandemia del coronavirus: “Si no somos capaces de resolver la crisis presente, pondremos en juego el presente y el mercado común”. Explicó que España “lidera la respuesta europea”, como lo demuestra la propuesta de creación, que se está debatiendo en la reunión del Consejo Europeo, para un fondo dotado con hasta 1,5 billones de euros financiado con deuda perpetua, que se repartiría como transferencias y no deuda entre los países más afectados por la crisis, y que puede estar vinculado al presupuesto de la UE. Esta propuesta se presenta como una vía intermedia entre las posiciones de los países del sur de Europa como Francia, Italia y la propia España, partidarios de la emisión de deuda conjunta, y los del norte, capitaneados por Alemania y Países Bajos, contrarios a la creación de los coronavirus. De hecho, la posición española es parecida a la que propuso Francia hace unos días (creación de un fondo gestionado por la Comisión para financiar programas estratégicos) y podría ser digerible para la canciller alemana, Angela Merkel, quien ayer prometió solidaridad en estos momentos de crisis y apuntó a las posibilidades que ofrece el presupuesto comunitario.

También relató que el Eurogrupo ha decidido permitir que los países que lo necesiten puedan recurrir a una línea de crédito del fondo de rescate europeo (MEDE) por valor de 240.000 millones de euros, facultar al Banco Europeo de Inversiones (BEI) a movilizar 200.000 millones para empresas, especialmente pyme, y permitir que la Comisión emita bonos para financiar herramientas como los ERTE españoles con el fin de evitar despidos masivos por un monto de 100.000 millones. Dijo que el Gobierno apuesta por una “recuperación verde”, favorecer la digitalización económica, atender al turismo y el transporte y conseguir una autonomía estratégica. Por último, explicó que España apuesta por un Marco Financiero Plurianual (2021-2027) “más fuerte con solidaridad, pragmatismo y ambición”.

La oposición la acusa de mentir

El PP y Vox han acusado a la ministra de haber "mentido" sobre la gestión que el Gobierno está llevando adelante de la crisis del coronavirus y de haber contribuido así a "deteriorar" la imagen exterior de España. Han censurado que haya presumido de que el Ejecutivo ha gestionado esta situación adoptando decisiones "claras, decididas y basadas en la ciencia". La primera en intervenir ha sido la portavoz del ramo del PP, Valentina Martínez Ferro, quien nada más tomar la palabra ha instado a la Presidencia de la Comisión a solicitar un minuto de silencio por los más de 22.000 españoles fallecidos por el Covid-19 cuestionando que la sesión no hubiera arrancado con este gesto. Y, a renglón seguido, ha criticado a la jefa de la diplomacia española por haber 'vendido' que el Gobierno ha garantizado a los españoles a los que esta crisis sorprendió en el exterior la vuelta a España cuando esta operación, según ha apuntado, "todavía está en marcha" porque aún hay muchos que desean volver y no pueden. "Pero usted lo cuenta como su fuera una operación de rescate y un éxito sin parangón", le ha afeado a González Laya, a la que también ha reprochado que proclame que España es "un ejemplo a seguir" o que hable del "enorme esfuerzo" que se ha hecho para atender a los conciudadanos en el extranjero. "Lo que ha habido es un enorme esfuerzo pero de propaganda por una operación de rescate que no ha sido tal", ha insistido.

Desde Vox, su diputado Carlos Fernández-Roca ha lamentado la "debilidad" de la posición de España en el marco internacional y ha dicho no entender el optimismo del que hace gala la ministra cuando, a su juicio, el "descrédito" de la imagen internacional de nuestro país es "muy preocupante". Y esto es consecuencia directa, según ha apostillado, de las políticas "desastrosas" del Gobierno y ha puesto como ejemplos el bloqueo de los respiradores por parte de Turquía e Israel, la entrevista "fake" de la ministra con la BBC, el "caso Delcygate", las acusaciones de Quim Torra contra España en medios internacionales o el nombramiento del vicepresidente Pablo Iglesias para la comisión delegada del Gobierno que controla el CNI. "¿Creen que no nos iba a pasar factura a nivel internacional?", se ha preguntado el representante de Vox, antes de lamentar que la "desastrosa" gestión que el Gobierno está haciendo del a crisis estén "comprometiendo" los intereses de España. "Lo están haciendo francamente mal. Llegan tarde y mal a todo, y no sólo en lo relativo al material sanitario indispensable para diagnosticar y tratar el Covid-19, sino también con la repatriación de compatriotas españoles atrapados en otros países", ha añadido Fernández-Roca, para concluir que serán los tribunales quienes diriman sobre si su actuación es constitutiva de ilícitos penales.

Publicidad