La cabeza de lista por Barcelona de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha animado a llenar las urnas en las elecciones generales porque "todos los votos pueden ser decisivos", tras depositar su voto este domingo en la escuela Ausiàs March del barrio barcelonés de Les Corts.

Arrimadas, que ha ido a votar a las 12:00 horas junto a su marido, el exdiputado de CiU Xavier Cima, ha escuchado las notas de trompeta de un aficionado del F.C. Barcelona que celebraba el título de Liga logrado ayer por el equipo azulgrana. Ya a la hora de votar, y ante el foco de las cámaras, una de las integrantes de la mesa electoral le ha negado el saludo.

En declaraciones a los periodistas después de depositar las papeletas en las urnas, Arrimadas ha apuntado que la de este 28 de abril es "una jornada histórica" y ha animado a la ciudadanía a votar porque "puede ir de pocos escaños y no queremos que mañana nadie se arrepienta". En relación al saludo negado, ha sostenido que el episodio es muestra de "la división social que hay en Cataluña", que considera que ha sido provocada por "el nacionalismo".

El líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha comentado el incidente de Arrimadas con la componente de la mesa en su cuenta de Twitter y lo ha calificado como el episodio entre "una demócrata que ganó las elecciones en Cataluña frente a una sectaria separatista".

 

Carles Puigdemont, ex presidente de Cataluña, critica las palabras de Arrimadas diciendo que él "la invitó a entrar, pero rechazó esa mano extendida".