105.848000

Publicidad

Coronavirus y economía

Los negocios de compraventa de oro tienen lista de espera a raíz de la crisis por coronavirus

Esta semana han abierto sus puertas los negocios de compraventa de oro y lo hacen con lista de espera. Vuelve la "fiebre del oro".

En resumen
  • La crisis activa la compraventa de oro
  • Los negocios de compraventa pueden abrir en esta fase 0 de desescalada
  • Se paga a 27 o 28 euros el gramo de oro

La urgencia de los que más están sufriendo esta crisis económica generada por la pandemia de coronavirus hace rememorar el fantasma de la del 2008, cuando locales con llamativos carteles de «compro oro» proliferaron por toda España.

"Yo no digo que tenga la culpa el Gobierno, pero las ayudas prometidas están llegando muy tarde y me están llamando autónomos que llevan dos meses sin trabajar y que ya no aguantan más", explican desde uno de estos locales en Santiago de Compostela. Eva María, su propietaria, afirma que le duele que su negocio sobreviva a costa de las desgracias ajenas, pero reconoce que ella también lleva dos meses sin trabajar y que su familia, como las demás, necesita que entre dinero.

En su caso, abrió el local hace once años, en plena crisis económica, y a diferencia de otros muchos que cerraron con el tiempo, el suyo resiste abierto. «Funciona porque pagamos muy bien el oro, aunque el beneficio sea menor». La cotización oscila, pero cuando esta semana reabrió sus puertas, estaba a 27 o 28 euros el gramo.

Lista de espera para vender oro

Otro propietario de un establecimiento de compraventa de oro en Galicia, César López, asegura que tiene lista de espera para entrar en el negocio y que sólo se accede con cita previa. "Toda esta semana y parte de la siguiente estamos a tope". En estas semanas, en las que mucha gente se ha ido al paro o está acogida a un ERTE, un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, hay muchas personas que necesitan dinero rápido y aprovechan la desescalada y la fase 0 de desconfinamiento para acudir a este tipo de negocios. "La gente te cuenta mil historias", son historias personales de cómo cada uno afronta esta situación de crisis.

Los trabajadores de este tipo de negocios recuerdan a los clientes que cumplen las adecuadas medidas de seguridad e higiene, que utilizan geles, desinfección de manillas y adoptan el uso obligatorio de mascarillas.

Publicidad