Agentes de la Guardia Civil con destino en el Equipo de Delitos Económicos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Madrid, han logrado en el marco de la Operación "Home Fraud" detener a dos estafadores asentados en el municipio madrileño de Camarma de Esteruelas.

La investigación se inició el pasado mes de julio, a raíz de la denuncia que interpuso un ciudadano por haber sido víctima de cinco estafas que ascendían a 132.500 euros en concepto de señales para la compra de cinco viviendas.

El modus operandi utilizado siempre era el mismo y giraba en torno a la adquisición de bienes inmuebles procedentes de subastas de distintas administraciones públicas a un precio muy inferior al del mercado, por lo que su adquisición era muy atractiva para las víctimas.

Los detenidos se adornaban de un perfil personal y profesional de éxito para generar confianza, creaban y daban de alta dominios web con los que enviar y recibir comunicaciones con la apariencia de veracidad, llegando incluso a realizar una inversión inicial de compra de teléfonos de alta gama que regalaban a sus víctimas. A continuación se celebraba el contrato y se pagaba una cantidad en concepto de reserva y señal. Los detenidos se servían de documentos falsificados de diferentes entes públicos para dar cobertura al engaño, tales como “Correos y Telégrafos de España” o el “Consejo General del Poder Judicial”, incluso de pólizas de seguros igualmente falsas.

Estas personas, que eran pareja, fueron localizadas viviendo de forma aislada y al margen de la sociedad en un lujoso chalet que tenían alquilado en la madrileña localidad de Camarma de Esteruelas y eran extremadamente cuidadosos con los desplazamientos que hacían. Tienen un amplio historial delictivo por causas similares, estando perseguidos por dos juzgados de la provincia de Málaga.

En la una entrada y registro en su domicilio, se intervino diversa documentación y dispositivos electrónicos relacionados con la investigación, así como 2.685 euros en moneda fraccionada, dos relojes de alta gama, varios terminales telefónicos y televisores.

Se estima que los dos detenidos hayan podido conseguir más de 637.000 euros de manera fraudulenta de 23 víctimas que hay constatadas, no descartando los investigadores que puedan existir más perjudicados.