Los vecinos se dieron cuenta en el momento de descifrar el significado que estaban escritas en el idioma del País Vasco. Tanto la empresa encargada, Cosma S.A., como el Ayuntamiento de Narón no habían recibido ningún tipo de queja previamente.

El error se produjo a través de la factura electrónica, donde la repetición de la 'K' en la mayoría de las palabras levantó la sospechas entre los habitantes del municipio. Los vecinos se dieron cuenta cuando al recibir la factura tradicional que llega a domicilio por correo, donde el significado de las expresiones cambiaban por completo. Así en la factura electrónica venía escrita la expresión "bokeen araberako banaketa"; y en el cobro tradicional que se recoge físicamente, ponía "publicación de las tarifas".

El euskera no es la única lengua que viene incluida en las facturas. También vienen redactados ciertos conceptos en gallego, como la parte del cargo correpondiente al agua o las cuotas fijas y variables. El castellano también se incluye en estas facturas para referirse a los teléfonos de contacto o al horario de atención al cliente.

Según indican los responsables, todo apunta a que existe la posibilidad de que las facturas que reciben los vecinos de Narón podrían estar escritas en otra localidad. Cosma S.A. se ha ofrecido a atender a los afectados y corregir el error.