La reforma laboral que reclaman los sindicatos es uno de los puntos que más ha cambiado en el programa electoral del PSOE. Pedro Sánchez se estrenó como secretario general declarando: "Lo primero que hará el PSOE será derogar la reforma laboral de Rajoy para recuperar los derechos de los trabajadores". En las elecciones generales de 2015, por ejemplo, su intención era "derogar con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP".

En 2016, la idea es calcada: "acabar de inmediato con la reforma laboral". Pero este año la intención ha cambiado y solo se quieren eliminar "los aspectos más lesivos ", pero no concreta cuáles. Sus intenciones se centran en acabar con que los convenios colectivos prevalezcan sobre los de empresa o más inspectores de trabajo. La legislatura acabó sin los cambios pretendidos o anunciados.