Una de las imágenes más increíbles que hemos visto en el golf en los últimos años. Este golfista golpeó la bola y se quedó a un centímetro de entrar en el hoyo.

Se hizo el silencio en el campo y la expectación era máxima. Casi 20 segundos después del golpeo la bola terminó entrando.