Un partido en Suecia puede presumir de haber sido el escenario de una de las imágenes más surrealistas que se han visto en la historia del fútbol. Y es que Mattias Özgun sufrió la agresión de un compañero, Axel Lindahl, en el momento de darse el cambio.

Lindahl le metió el dedo en el ojo a Özgun, que tuvo que ser atendido y acabo siendo sustituido ante la incredulidad de espectadores, jugadores y árbitro.

Te puede interesar:

Terrible lesión en la Champions africana: un portero se rompe una pierna al salir a por un balón