78.015667

Publicidad

Coronavirus

La futbolista española Eli Del Estal, en el foco del nuevo contagio de coronavirus en Seúl: "Mi club me mide más veces al día la temperatura"

Corea del Sur trabaja para tratar de aislar un nuevo foco de contagio de coronavirus, originado en una zona de ocio nocturno de Seúl. Eli Del Estal, futbolista española del Hyundai Steel, estuvo allí hace dos semanas.

Corea del Sur, uno de los países modélicos a la hora de controlar la epidemia de coronavirus, anda tras la pista de un nuevo foco de infección, ocurrido en una zona de bares y locales de alterne en Seúl.

Se estima que un individuo pudo infectar a casi 90 personas y el Gobierno surcoreano trabaja para identificar a cerca de 3.000 personas que calcula pudieron estar en contacto con este sujeto.

Eli Del Estal, futbolista española del Hyundai Steel, estuvo hace dos semanas en ese barrio donde se ha producido la nueva infección en Seúl que amenaza con un rebrote de la COVID-19 a Corea del Sur.

"Yo hace dos hermanas estuve en el sitio donde ha ocurrido la infección. El club ahora me tiene con más cuidado y me mide más veces al día la temperatura", explica Eli.

"Estuvo (el contagiador) en un bar de gays y en un prostíbulo. La gente no está yendo a hacer los test porque no quieren decir que han estado allí", explica Eli sobre la problemática para localizar a los potenciales infectados.

"Estuvo en tres lugares más y calculan que pudo tener contacto con otras 25.000 o 30.000 personas. Cuando tú llegas al país, tu teléfono móvil está abierto para el Gobierno. Y cada día recibimos varios mensajes informándote de los infectados, de los fallecidos, de las ciudades en las que puedes salir más o menos", cuenta Eli sobre el sistema de detección de coronavirus implantado en Corea del Sur.

Un sistema que sacrifica la intimidad con el objetivo de controlar la epidemia de coronavirus. Eli Del Estal reconoce que en Corea del Sur no entienden cómo hay países como España que no copian esta forma de mantener controlado al coronavirus.

"Nos toman por tontos porque no entienden por qué no les imitamos", afirma Eli.

Publicidad