En O Carballiño, Orense, se ha batido un récord: el de la tapa de pulpo más grande del mundo. Se trata de una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

En Carballiño se hace el mejor pulpo del mundo y para ello, los pescadores solo necesitan tijeras afiladas y muchas ganas. El secreto, según aseguran los veterano es mucha práctica y agilidad.

El ganador ha tardado en cortar 500 kilos de pulpo en tan solo once minutos. Tras este paso toca aderezarlo con sal, aceite y pimentón.

El récord ha sido cortarlo en once minutos. El plato mide 5 metros de diámetro y ocupa la plaza del Ayuntamiento. La ración cuesta 5 euros. Esta tradición se celebra desde hace 57 años y hay quien nunca falla. Los participantes declaran que es una festa une a amigos y familiares. Una vez esté lista la tapa, se ofrecerá a 1200 personas.

La marca del año pasado está en 750 kilos de cefalópodo troceado en un plato de madera de 5,37 metros de diámetro. Lo cortaron en 18 minutos y 24 segundos.