Llega el mes de septiembre y con él la 'vuelta al cole', una de las preguntas que surgen en estas fechas es si es conveniente que los niños y niñas lleven o no uniforme en los colegios, un debate que siempre ha estado presente. Algunas comunidades autónomas como Galicia, han dejado de prohibir que las niñas deban llevar falda por imposición y permitirán que también vistan con pantalón al igual que los chicos.

Este asunto genera diversidad de opiniones en la calle entre los que ven conveniente que todos vistan igual y los que quieren que los menores sean libres de poder vestir como quieran. Las razones que se exponen a la hora de defender el uniforme en las aulas es la de que establecer una indumentaria única para todos los niños y niñas permite igualarlos en cuanto a diferencia de marcas de ropa y evitar conflictos escolares por este asunto. También por las facilidad de los padres para elegir qué ropa poner a sus hijos.

Por el contrario hay quienes opinan que los niños deben elegir su propia ropa porque cada uno tiene su personalidad. El alto precio de los uniformes también es un factor negativo que resaltan los padres.