214.954667

Publicidad

PODCAST | LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA

La mujer en el espacio

En nuestra segunda entrega, hablamos sobre la intención de Estados Unidos de volver a la Luna en 2024, cuando una mujer pise por primera vez el satélite. Un regreso que no será de ida y vuelta como hace 50 años, porque el objetivo último del programa Artemisa es establecer una presencia permanente en la Luna, puerta hacia el próximo objetivo: Marte.

Estamos en plena cuenta atrás para la llegada de la primera mujer a la Luna. La NASA y la ESA, la Agencia Espacial Europea, se han propuesto que en la próxima misión a nuestro satélite, sea una mujer la que de un gran paso para la humanidad. En este capítulo hablaremos de quienes son las favoritas en las quinielas para ese nuevo hito y también haremos un recorrido por la huella de las mujeres en el espacio.

[[DEST:El 16 de junio de 1963 Valentina Tereshkova fue la primera mujer en viajar al espacio exterior.]]

Cuando el 20 de julio de 1969 el primer ser humano pisó la Luna, 3 hombres fueron quienes acapararon el centro de atención. Era la meta final del proyecto impulsado por John Kennedy en plena carrera espacial. Antes, varios hombres y mujeres viajaron al espacio. Nos remontaremos a 1963 para conocer a la primera mujer que viajó al cosmos. El 16 de junio de 1963 Valentina Tereshkova fue la primera mujer en viajar al espacio exterior. Tenía 26 años y una historia de esas que acaban elevando la gesta a la categoría de mito. De hecho a esta joven soviética la llamaban “la gaviota”.

Una vida de película

“Hey, cielo, quítate el sombrero; allá voy” aseguran que dijo Tereshkova minutos antes del lanzamiento que la elevó a la historia espacial. Pocos podían imaginarse en ella ese logro cuando era niña. Quedó huérfana de padre a los dos años, vivía en una pequeña localidad al Norte de Moscú y no fue al colegio hasta los 8 años. Abandonó los estudios pocos años más tarde para trabajar en una fábrica textil. Había necesidad pero su carácter inquieto no le permitió abandonar sus sueños. Antes de cumplir 20 años, mostró un gran interés por el paracaidismo y a los 22 ya había realizado su primer salto. En plena Guerra Fría, la Unión Soviética decidió llevar a una mujer al espacio antes que Estados Unidos. Buscaron en los centros de paracaidismo y aviación y allí encontraron a Valentina Tereshkova. Seleccionaron a más de 400 candidatas.

Su misión estaba ideada en clave propagandística y, por lo tanto, no valía cualquier mujer. Tenía que cumplir varios requisitos: ser menor de 30 años, medir menos de 1,70, pesar menos de 70 kilos, estar soltera y, atención, ser “ideológicamente pura”. Tereshkova los cumplía y estaba afiliada al partido comunista. Su vuelo, no fue fácil. Se produjo un error en la programación de la trayectoria y ella misma tuvo que variarla para conseguir que la nave no se alejara demasiado de la Tierra y no pudiera regresar tal y como estaba previsto. Tras 48 vueltas a la Tierra y más de 70 horas de vuelo, Tereshkova aterrizó en paracaídas en Kazajistán convertida en una leyenda de la aeronáutica espacial.

[[DEST:La NASA en colaboración con otras agencias, tiene a 12 candidatas para lograrlo en 2024]]

Fue la primera de una lista cada vez más nutrida. En los últimos años hemos visto distintos ejemplos de mujeres en misiones espaciales pero hay una asignatura pendiente: que una mujer viaje a la Luna en el programa Artemis 3. La NASA en colaboración con otras agencias, tiene a 12 candidatas para lograrlo en 2024. La astronauta italiana Samantha Cristoforetti parte como favorita. En un video promocional porque Barbie ha hecho una muñeca basada en ella decía esto a un grupo de niñas vestidas con el buzo de la NASA.

“Con trabajo duro y un poquito de suerte puedes llegar a ser lo que quieras”, aseguró Cristoforetti. También se le conoce como la “astronauta youtuber” porque durante 6 meses de misión, compartió en sus redes sociales varios vídeos con su entrenamiento, su formación, su vida como astronauta en la Estación Espacial Internacional.

Las pioneras del Apollo 11

Ninguna mujer ha ido a la Luna pero varias tuvieron un papel fundamental para el hito logrado por Armstrong, Aldrin y Collins. En esta sala de control del lanzamiento del Apollo 11 solo había una mujer, sentada en cuarta o quinta fila entre 500 hombres. Era Joann Morgan, tenía 28 años y su labor consistía en ser controladora de los instrumentos, ya que según relatan en la propia NASA era "la mejor comunicadora". Cincuenta años después espera que esa imagen no se vuelva a repetir.

Joan Morgan | NASA

“Me gustaría ver todos de esos ambientes de trabajo técnicos como el control de un lanzamiento o incluso en nuestro Congreso, donde haya mucha gente de distintos sexos trabajando duro”, explica Morgan en una entrevista reciente. Incluso llegó a recibir llamadas obscenas en la NASA. “Solamente se lo contaba a mí marido, no podía contárselo a mi supervisor o a mis compañeros. Son asuntos que tenía que manejar una misma”, asegura.

[[DEST:Con complejos cálculos matemáticos lograron la fórmula para evitar que la nave se desintegrara al volver a entrar en la atmósfera]]

Su primer gran homenaje mediático lo recibieron con la película “Figuras ocultas”, que narra la historia de un grupo de mujeres matemáticas que fueron indispensables en el éxito del regreso del Apollo 11 a la Tierra. Con complejos cálculos matemáticos lograron la fórmula para evitar que la nave se desintegrara al volver a entrar en la atmósfera. Entre ellas figura Katherine Johnson, una afroamericana menuda y centenaria que asegura que: “Nunca falté ni un solo día a trabajar”.

Katherine Johnson | NASA

Otra mujer, Margaret Hamilton, diseñó el programa informático que controló el funcionamiento de todos los sistemas durante la misión espacial. El software que diseñó para la NASA marcó un antes y un después en la historia de la informática, ya que era capaz de distinguir qué tareas eran importantes y cuáles no, toda una revolución en aquel momento. A todas les llegó tarde el reconocimiento tarde y, por acabar con otra canción relacionada con la Luna, nos permitiremos la comparación de su trayectoria con el tema Blue Moon, que se escribió cuatro veces hasta que pudo brillar.

Publicidad