Una de las vacunas experimentales

Publicidad

Coronavirus

Los ensayos en humanos de la vacuna de Oxford contra el coronavirus dan resultados prometedores

La vacuna desarrollada por la universidad de Oxford está dando buenos resultados en ensayos humanos. Los anticuerpos y los linfocitos T que genera podrían producir una respuesta inmune.

En resumen

  • La vacuna no bloquearía la infección, sino que reduciría la enfermedad
  • La OMS declaró en junio que es la vacuna más avanzada

Los ensayos en humanos de la vacuna en la que trabaja la universidad de Oxford contra el coronavirus muestran buenos resultados al estimular la respuesta del sistema inmune. Los científicos han detectado que los anticuerpos y los linfocitos T que genera la vacuna podrían producir una respuesta inmune.

Los investigadores señalan que todavía tienen que demostrar que dicha respuesta es suficiente para evitar la infección pero ya hay resultados prometedores.

La vacuna de Oxford puede haber generado una 'doble defensa'

El hecho de generar anticuerpos y linfocitos T significaría haber desarrollado una 'doble defensa' contra el coronavirus. Los linfocitos T podrían dar una inmunidad que permanecería durante décadas en los individuos.

Inmunidad no es sinónimo de anticuerpos

Muchas personas que han padecido el coronavirus de manera asintomática muestran la 'inmunidad mediada' por células asesinas T, incluso aunque no hayan dado positivo en anticuerpos.

La inmunidad se divide en inmunidad humoral, que es la basada en los anticuerpos y en la inmunidad celular, basada en linfocitos T. En este caso, la inmunidad celular mata a las células infectadas por el virus. Por lo que no evitan que el virus entre, sino que evitan que el virus extienda por el organismo humano.

La producción podría comenzar en octubre

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en junio que esta vacuna era la que se encontraba en la fase más avanzada. En junio comenzaron los ensayos en personas, que se realizan sobre unas 15.000 personas.

La universidad de Oxford colabora con la empresa farmacéutica AstraZeneca. Dicha empresa farmacéutica asegura que la producción podría comenzar en octubre si la vacuna no queda inservible ante el coronavirus.

Publicidad