Publicidad

Velocidad de la luz

Crean un sistema de navegación para poder viajar a la mitad de la velocidad de la luz

Recorrer la galaxia, como Han Solo y Chewbacca, está un poco más cerca gracias al método desarollado por Bailer-Jones para determinar la posición y la velocidad de una nave en el espacio de manera autónoma.

Recorrer el espacio como hacían Han Solo y Chewbacca puede estar hoy un poco más cerca. Esto se debe gracias al investigador Coryn A.L. Bailer-Jones, del instituto Max Planck, en Alemania, quien ha creado un novedoso método de navegación espacial que permite determinar la posición y la velocidad de una nave en el espacio sin que tenga que estar en contacto con la Tierra.

Está claro que la emblemática saga de películas 'Star Wars' es ciencia ficción. El Halcón Milenario era la nave más rápida de la galaxia, y si no que pregunten a Han Solo. Contaba con un sistema de navegación que le permitía evitar colisionar con planetas y estrellas cuando saltaba a la velocidad de la luz a través de los cálculos que realizaba, y es eso lo que ha conseguido crear Bailer-Jones.

¿Cómo funciona el sistema?

Las naves espaciales que tenemos hoy en día utilizan sistemas de navegación en los que la Tierra es uno de sus puntos de referencia, lo que supone que según le alejas de nuestro planeta las señales sean cada vez más débiles.

Si conocemos la posición de sondas como las Voyager 1 y 2 es gracias a la triangulación de las señales de radio y de radar de dos estaciones de la Tierra con las de algún objeto luminoso cercano a la nave

Está claro que según te alejas de la Tierra, la señal es más débil, el principal problema a paliar. Por ello, Bailer-Jones propone un sistema basado en el sextante, una tecnología muy utilizada en la navegación marina a lo largo de la historia.

El sextante mide la distancia angular entre dos objetos. En el mar estas referencias son el Sol o un planeta y un punto fijo, mientras que el método de Bailer-Jones plantea que estos elementos de referencia sean las estrellas.

Se miden las distancias angulares de dos estrellas y se comparan los resultados con un mapa estelar que tenga como referencia a Tierra, para que de esta manera se pueda extrapolar la posición y la velocidad de la nave.

El paralaje y la aberración de la luz

Bailer-Jones fía la determinación del movimiento de las estrellas al paralaje y la aberración de la luz. El primero da la posición de una nave en un espacio tridimensional, mientras que el segundo muestra la velocidad de la nave en relación con el movimiento de las estrellas.

La simulación de Bailer-Jones demuestra que podría determinar la posición y la velocidad de la nave en un radio de 1,2 veces la distancia de la Tierra al Sol y ha comprobado que no afecta el aumento de la velocidad de la nave para establecer su posición, por lo que, si se consigue una nave capaz de llegar a la mitad de la velocidad de la luz, el sistema funcionaría.

Para poder viajar de esta manera, ya sea a Júpiter o a Tatooine, aún falta tiempo, pero no por ello el sistema de Bailer-Jones deja ser uno de los grandes avances de los últimos años.

Publicidad