LOS AÑOS Y LOS MALOS HÁBITOS ALIMENTICIOS PROVOCAN TRASTORNOS

LOS AÑOS Y LOS MALOS HÁBITOS ALIMENTICIOS PROVOCAN TRASTORNOS

¿Cuidas bien tu aparato digestivo?

El paso de los años y, sobre todo, unos malos hábitos de vida y alimentación son los principales causantes de daños y trastornos relacionados con nuestro aparato digestivo.

Frutas tropicales
Frutas tropicales | antena3canarias.com

Los trastornos y daños relacionados con nuestro aparato digestivo tienen una causa: el paso de los años, y, sobre todo, unos malos hábitos de vida y alimentación.

Siguiendo unas pautas de alimentación, además de una dieta mediterránea equilibrada para tí, puedes mejorar y prevenir la degeneración de tu sistema digestivo.

Además de un ejercicio físico adecuado, moderado y constante, te ofrecemos algunos consejos básicos que pueden venirte muy bien:

En primer lugar, debes hidratarte con el agua como bebida fundamental, mejor mineral o purificada. Regula tu tránsito intestinal, cuida el páncreas y evita la inflamación consumiendo diariamente aceite de oliva virgen extra, crudo y bien conservado.

Consume fibra insoluble (cereales de desayuno, legumbres, pan integral) de forma habitual, al menos 25 gr por día para facilitar tu tránsito intestinal e hidratar las heces. Lleva a cabo una dieta antioxidante, rica en frutas y verduras.

Evita consumir alimentos excesivamente procesados, ahumados o cocinados a la brasa o barbacoa, ya que la acción del calor, humo, grasa y proteínas crea sustancias sumamente perjudiciales para la mucosa intestinal y cancerígenas.

No olvides que la leche es unos de los alimentos más completos que existen, por eso no deben faltar de 2 a 3 raciones de productos lácteos diariamente, pregúntanos acerca de cuál te conviene más. En casos de  intolerancia a la lactosa, se produce inflamación en nuestra mucosa intestinal, flatulencia  y malestar en nuestro sistema digestivo,  por eso han nacido la leche y lácteos bajos o sin lactosa.

Evita alimentos ricos en grasa saturada como lácteos enteros, embutidos grasos, bollería industrial, vísceras etc. Producen inflamación y digestiones pesadas.

Alimento precocinado no significa hoy en día perjudicial, pero en general, sin consultarnos antes sobre los más adecuados, evita alimentos preparados, ricos en grasa vegetal hidrogenada, sal y aditivos no del todo saludables.

Bebe agua antes, durante y después de las comidas principales, que deben durar de 20-30 minutos, ¡come despacio y mastica mucho!

Si tienes problemas con los gases, evita verduras y legumbres flatulentas, bebidas con gas, comer chicle a menudo y beber con pajita. La legumbre es necesaria pero hay que estudiar cuál te conviene más, cómo prepararlas, cómo combinarlas y cómo facilitar la expulsión de gases y por lo tanto aminorar el daño en el sistema digestivo.

Consume crucíferas cómo el brécol semanalmente. Contiene antibióticos naturales que inhiben a la bacteria 'Helycobacter pylori' causante de la temida  úlcera de estómago.

No abuses de aditivos, intenta consumir los alimentos sin colorantes ni conservantes artificiales. Evita la acidez de estómago y no dejes pasar en tiempo sin ponerla remedio si la sufres a menudo, puede provocar enfermedades graves a medio y largo plazo.

Evita comidas copiosas: mejor comer 5 veces al día que 2, tu sistema digestivo prefiere trabajar poco y muchas veces, además lo notarás en la báscula. Disminuye tu nivel de estrés al mínimo, el ejercicio es una buena herramienta para conseguirlo

No abuses del alcohol. Consume manzanas con piel bien lavadas, su pectina protege la mucosa intestinal. El almidón de patatas y arroz cuida de tu intestino. Una dieta equilibrada debe ser rica en mucílagos como el que contiene el cardo.

Deja que un profesional te enseñe como y que debes comer en cada momento de tu vida.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.