PARA LUCHAR CONTRA LA PEQUEÑA DELINCUENCIA

PARA LUCHAR CONTRA LA PEQUEÑA DELINCUENCIA

Instalan cámaras que vigilan a los ciudadanos y les regañan por sus conductas incívicas en un pueblo francés

"Su caniche acaba de hacer sus necesidades. Le ruego que las recoja", le dice un policía local a un vecino de la localidad de Mandelieu-la-Napoule. Le ha visto a través de una de las treinta cámaras que ya hay instaladas en el municipio, y se desplegarán hasta 123, y la reprimenda se la hace a través del altavoz instalado en esos equipos. Esta extrema vigilancia está provocando opiniones a favor y en contra.

Cámaras de vigilancia
Cámaras de vigilancia | Getty Images

Mandelieu-la-Napoule, localidad de la costa Mediterránea francesa de algo más de 20.000 habitantes, ha comenzado a instalar en sus calles cámaras de vigilancia que la policía utiliza para regañar a distancia a quienes cometen infracciones. "Su caniche acaba de hacer sus necesidades. Le ruego que las recoja" o "ha aparcado usted en un estacionamiento prohibido, gracias por retirar su vehículo", lanza una voz asociada a una de esas cámaras, dotadas de altavoces y controladas por la policía local.

La medida, que recuerda al personaje del Gran Hermano de la novela "1984" de George Orwell retomado por formatos de telerrealidad, pretende luchar contra el aumento de la pequeña delincuencia y corregir la "falta de civismo" de algunos de sus vecinos, explicó el jefe de la policía del municipio, Charly Lambert. Por ahora, siguiendo el ejemplo de la cercana Cannet y de alguna otra localidad inglesa, la alcaldía ha instalado unas treinta de esas cámaras. Pero las autoridades de Mandelieu-la-Napoule esperan continuar el despliegue "poco a poco" hasta cubrir los 123 equipos de grabación que actualmente velan por la seguridad de las vías públicas de esta localidad que gobierna el conservador Henri Leroy.

Según el jefe de policía, el peculiar sistema de videovigilancia generó algunas dudas entre los vecinos cuando se instaló a mediados del pasado febrero, pero actualmente la mayoría de los residentes aplauden la medida porque ayuda a mejorar la convivencia cívica, a desalojar una calle en caso de emergencia y a prevenir la delincuencia. "Permite actuar antes de que lleguen los agentes de policía y calmar a los infractores", agregó Lambert.

Sin embargo, y a pesar de la opinión de las autoridades, no todos aplauden con el mismo entusiasmo que las cámaras de vigilancia no solo les graben, sino que también les reprendan públicamente. "Si nos tienen que decir algo, que vengan. No estamos en Alcatraz", se indignó un viandante en declaraciones recogidas por el semanario Le Point.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.