EN FRANCIA | LA PEQUEÑA PADECE CÁNCER DE RIÑÓN

EN FRANCIA | LA PEQUEÑA PADECE CÁNCER DE RIÑÓN

Los compañeros de trabajo le ceden 350 días de vacaciones para que pueda cuidar de su hija enferma

Jonathan Dupré ya no tendrá que preocuparse más para compaginar sus turnos de trabajo con el cuidado de su hija Naëlle, de 5 años, que padece cáncer de riñón. Sus compañeros de trabajo, en un acto de generosidad, le han cedido un total de 350 días de sus vacaciones para que pueda cuidar de la niña mientras dura el tratamiento. Esto es posible gracias a una ley francesa que permite traspasar vacaciones entre compañeros siempre que el jefe dé su autorización.

La pequeña Naëlle Dupré y su padre, Jonathan, posan ante la prensa local
La pequeña Naëlle Dupré y su padre, Jonathan, posan ante la prensa local | Le Reveil de Neufchâtel

Jonathan y Marine Dupré son una pareja de Neufchâtel-en-Bray, al noreste de Francia, que se enteraron hace poco de que su hija Naëlle sufría un cáncer de riñón. Junto con ello, tuvieron que organizarse para el largo proceso que supone el tratamiento de una enfermedad de estas características: una operación, quimioterapia.

Sin embargo, este periodo que suele ser muy difícil de compaginar con los horarios de trabajo, será un poco menos complicado gracias a la generosidad de los compañeros de trabajo de Jonathan, que le han cedido un total de 350 días de sus vacaciones para que se pueda centrar en el cuidado y la atención de la pequeña de 5 años, según recogen los medios locales.

"Había gastado ya todas mis vacaciones"

"Por las pruebas y las sesiones de quimioterapia, había gastado ya todas mis vacaciones", señala Jonathan al diario Le Réveil. "Me enteré por correo. Me emocioné mucho. Era un peso para nosotros. Ahora no tenemos más problemas, ni para cuidarla ni para desplazarnos a las pruebas y a los tratamientos", concluye el padre.

La pequeña, cuyo cáncer está en remisión, no duda de que esto le ayudará a seguir adelante y dice estar "muy contenta" por que su padre "se quede en casa" con ella.

Ley francesa

Este acto tan generoso ha sido posible gracias a una ley gala que permite que los trabajadores se cedan días de vacaciones entre ellos si este cambio cuenta con la aprobación de los jefes y si se trata de un caso justificado como el de cuidar de un familiar.

En este caso, los trabajadores de la fábrica de cristales en la que trabaja Jonathan se reunieron con el director de la empresa y el departamento de Recursos Humanos y acordaron poner días entre todos para que Jonathan pudiera estar con Naëlle.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.