PROTESTAS POR LAS REFORMAS DEL SISTEMA DE PENSIONES

PROTESTAS POR LAS REFORMAS DEL SISTEMA DE PENSIONES

Los funcionarios británicos salen a la calle en defensa de sus pensiones

Enfermeras, maestros, bibliotecarios y agentes de aduanas participaron en la mayor huelga en décadas en el Reino Unido en protesta contra los cambios impuestos por el Gobierno de David Cameron al sistema de pensiones del sector público.

Según los sindicatos, unos dos millones de funcionarios secundaron el paro, que sin embargo fue minimizado por el Ejecutivo y calificado por Cameron de "fiasco". Entre el 60 % y el 98 % de los colegios cerraron, incluido el de los hijos del primer ministro, así como juzgados, bibliotecas y oficinas gubernamentales, mientras miles de intervenciones quirúrgicas no urgentes fueron canceladas en el Servicio Nacional de Salud.

Uno de los servicios más afectados fue el de ambulancias, con más de un 40 % del personal en huelga en Londres, lo que motivó que las autoridades pidieran a la población que solo llamase en caso de peligro de muerte. Los aeropuertos, donde se temían grandes filas por la ausencia de agentes de aduanas, vivieron sin embargo una jornada sin incidentes debido a los planes de contingencia habilitados, que incluyeron la reducción del número de vuelos.

Medio millón de empleados del sector público hicieron huelga en Escocia y Gales, mientras que en Irlanda del Norte se suspendieron los servicios de tren y autobús. Cameron, algunos de cuyos colegas en su oficina de Downing Street respaldaron la huelga, tildó el paro de "dañino e irresponsable", al tiempo que defendió como "razonable y justa" la oferta del Gobierno para los empleados del sector público.

Por su parte, la casi treintena de sindicatos que convocaron la huelga, la mayor desde las protagonizadas por funcionarios en 1978 y 1979, afirman que los cambios son "injustos", ya que implicarán trabajar y contribuir más para percibir al final un monto de pensión inferior.

Si bien no apoyó directamente el paro, el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, expresó sus simpatías por "las ayudantes de comedores infantiles, enfermeras o profesores que han decidido hacer huelga por la difícil posición en que les ha puesto un Gobierno que no quiere negociar como es debido".

Miliband criticó que el Ejecutivo conservador-liberaldemócrata "imponga un aumento del 3 % en las contribuciones de algunos de los trabajadores peor pagados del país no para garantizar sus pensiones, sino para reducir el déficit". Decenas de miles de personas participaron en una manifestación en Londres, similar a otras celebradas en ciudades como Birmingham o Manchester, en defensa de las pensiones del sector público, las únicas que quedan en este país ligadas al salario.

En el Reino Unido, desde la eliminación del vínculo entre pensión y sueldo, la pensión estatal es una cantidad mensual fija pequeña y debe complementarse con planes de pensiones privados.

Las relaciones entre Gobierno y sindicatos se han tensado durante meses de infructuosas negociaciones y fracasaron todos los intentos de detener la huelga por parte del Ejecutivo, que llegó a sugerir un paro simbólico de quince minutos sin merma de salario.

Cameron se mostró hoy tajante en cuanto a las consecuencias del paro y amenazó con una reforma de la ley sobre huelga que incluiría, entre otras cosas, la eliminación de la figura de los representantes sindicales "liberados" en el sector público.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.