El autoproclamado 'rey del cachopo', ha declarado a petición propia en los juzgados madrileños de Plaza de castilla. Tan solo uno días antes se había negado precisamente a declarar ante la juez que le envió directamente a prisión provisional.

El objetivo de César Román era el de demostrar su inocencia. Para asegurar que no tuvo nada que ver con la muerte de quien fuera su novia, Heidi Paz.

Ni siquiera, asegura en la sala, la consideraba una relación seria. Una afirmación que la juez no se creyó porque tras escucharle se inhibió en favor de los juzgados de violencia sobre la mujer. Tampoco parece se creyó otras muchas afirmaciones del 'rey del cachopo'. Los momentos de tensión entre cesar y la juez fueron más que evidentes.

Cuando Román intentaba justificar el hecho de que se hallasen huellas suyas en la escena del crimen. Pero también llegó a negar haber estado en la nave donde hallaron la maleta con los restos de Heidi e incluso que llevase él esa maleta pese al testimonio del taxista que le llevó. Asegura que el día del crimen cogió un taxi para ir a una nave colindante a la que apareció el cuerpo: "Yo fui en taxi desde mi casa hasta la avenida de Andalucía número 10, por eso digo que era importante lo que es el matiz porque está justamente lo que es a la vuelta", señalaba.