Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Publica 'Mi vida con un TDAH'

Milagros Martín-Lunas: "Los niños con TDAH no son discapacitados, aprenden de otra forma y piensan de otra forma"

La periodista Milagros Martín-Lunas Gorriti ha publicado el libro 'Mi vida con un TDAH' donde narra, en primera persona, la experiencia vivida con su hijo, que padece esta enfermedad.

Milagros Martín-Lunas Gorriti cuenta en su libro 'Mi vida con un TDAH' los miedos, preocupaciones y las pequeñas grandes victorias que ella misma ha vivido para que otros padres puedan tener herramientas con las que atravesar esta situación.

Tal y como explica la propia periodista, el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo originado en la infancia con cierta carga genética. Implica una falta de atención, hiperactividad e impulsividad que también se asocia a otros trastornos como la discalculia o dislexia, así como a otras afecciones del comportamiento como el trastorno negativista desafiante.

"No pueden para quietos, cuando estudian lo hacen en movimiento. No tienen que focalizar su escasa capacidad de concentración en permanecer quietos", señala.

Revela que ella misma padece TDAH y toma medicación. Quienes padecen esta afección tienen alterado el lóbulo frontal del cerebro, "que es la parte que nos lleva a tomar decisiones y a buscar caminos diferentes para hacer las cosas valorando nuestra experiencia".

La autora compara la afección a un iceberg "porque por arriba se ve la impulsividad pero por debajo hay problemas emocionales como la ansiedad o la falta de habilidades sociales". Recomienda a estos padres que busquen ayuda para sus hijos y también para ellos.

"Hay que bajar las expectativas. Ellos no nos dan lo que no nos pueden dar. Solo con la medicación no hacemos nada, esta es una carrera de fondo en la que hay que aplicarse educadores y padres", explica.

A la administración le solicita más ayudas, ya que estos niños" son 7.000 euros más caros anualmente que un niño neurotípico". Señala que para poder acceder a becas exigen que el niño tenga una discapacidad. "Estos niños no son discapacitados, aprenden de otra forma y piensan de otra forma", concluye.