Viene disfrazado como un acuerdo de solidaridad entre mujeres que se ayudan para prosperar y aportando 1.200 euros puedes recibir casi 10.000. La realidad es que las víctimas ponen 1.200 euros y a cambio no ven un duro.

La supuesta red de colaboración captaba a sus víctimas valiéndose de mensajes positivos, feministas e incluso místicos. Comenzaban contando la historia de una canadiense que viajó a África y allí, en las zonas rurales, descubrió que las mujeres se ayudaban entre ellas para prosperar en la comunidad.

Esta historia es la que supuestamente indujo a su fundadora a crear este telar o flor con distintos niveles. Para ser 'mujer fuego' tienes que poner 1.200 € y después captar a otras personas para seguir subiendo de categoría. Cuando logras ser 'mujer agua' recibes en teoría casi 10.000 pero muchos lo único que consiguen es perder su aportación inicial.

La captación se produce solo entre conocidos, vía mensajes o audios de WhatsApp. Raquel, una de las víctimas cuenta que le hicieron creer que formaba parte de un 'grupito de amigas' y que vería incrementada su inversión cuando realmente perdió el dinero inicial.