NovaMás » Vida

¿NO PUEDES EVITARLO?

Por qué a muchos les da placer reventar granos o ver cómo lo hacen otros

Esta acción de disfrutar explotando granos se llama 'Forunculofilia'. Aquí te contamos en qué consiste esta adicción y qué hay que tener en cuenta a la hora de quitártelos.

Publicidad

Los granos son inflamaciones o infecciones por bacterias de los folículos pilosos que producen protuberancias en la superficie de la piel.

Los granos no deberían tocarse, pero si eres de los que lo hace, a veces se convierte en una acción que sientes que tienes que hacer y además te gusta hacerlo. Igual tenemos un evento importante cerca, una cita o simplemente porque nos molesta verlo, pero en cuanto nos percatamos de que tenemos un grano, automáticamente procedemos a eliminarlo.

En realidad, esta escena que puede resultar relajante y placentera para muchos y repulsiva para otros, tiene una explicación.

El placer de reventar granos se llama Forunculofilia

Lo primero, es que si te gusta hacerlo es posible que padezcas un trastorno de lo más habitual que recibe el nombre de 'Forunculofilia'. Lo que se traduce como las ganas irrefrenables de reventar granos o puntos negros o ver a otros hacerlo, hasta el punto de no poder aguantarte a quitarlo. Este trastorno se ha dado aún más a conocer debido a todos los vídeos que a día de hoy se comparten en redes sociales y que reciben miles de visualizaciones.

Por otro lado, nuestros antepasados ya lo hacían como una tendencia natural de eliminar cualquier protuberancia que apareciera en el cuerpo para evitar enfermedades o infecciones.

Otra explicación, viene de la mano de Sanam Hafeez, psicóloga clínica de Columbia University Teachers College, que atribuyó la extracción de granos con una sensación de logro y recompensa que libera dopamina en el cerebro cuando se hace.

Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de reventarnos granos

Al ser infecciones, cuando intentamos explotar un grano, es posible que terminemos expandiendo esa infección o incluso que nos hagamos una herida y se nos termine quedando una cicatriz.

Por tanto, aunque no es recomendable hacerlo, asegúrate de lavar el área afectada con agua y jabón para eliminar suciedad o maquillaje. Desinfecta la piel con alcohol y lávate bien las manos antes de tocar el grano. Después, puedes aplicarte alguna crema antibacteriana para el acné y ayudar a que se cure.

Seguro que te interesa:

¿Sabes por qué no debes tocarte los granos del triángulo de la muerte de la cara?

Publicidad