SIN SUSTOS

Cómo evitar que los niños se atraganten con las uvas y otros consejos del pediatra en Navidad

Alergias alimentarias, asfixia, empachos... En este artículo os comento los principales riesgos a los que se exponen los niños en estas fechas y consejos para tener unas navidades seguras y felices.

Una familia reunida en la mesa en Navidad

Una familia reunida en la mesa en Navidad iStock

Publicidad

STORIES

Llega la Navidad y con ellas las reuniones familiares, los regalos y las comilonas. Tener a niños en casa en estas fechas siempre es motivo de alegría e ilusión pero hay riesgos que se deben evitar para que la felicidad no acabe en disgusto.

Alimentos que pueden causar alergias alimentarias en Navidad

Es más probable que durante las comidas navideñas los niños, sobre todo los más pequeños, prueben alimentos que no habían tomado antes como el marisco, algunos pescados, frutos secos, turrones…

Estos alimentos que no son habituales en la dieta de un niño pueden producir alergia y causar un cuadro grave conocido como anafilaxia.

Si de antemano conocemos alguna alergia alimentaria en el niño (leche, huevo…) se debe tener especial atención en el etiquetado de los productos y en intentar mantener la dieta habitual del niño por mayor riesgo de alergia a otros nuevos alimentos.

Si no existían alergias conocidas conviene prestar atención a los síntomas que pueden aparecer durante las 2 horas posteriores a la ingesta de un alimento nuevo: urticaria (ronchas rojas), inflamación de párpados o labios, dificultad respiratoria con sensación de falta de aire, mareos o vómitos. Si aparecieran conviene consultar urgentemente para evitar la progresión a un cuadro más grave.

Atragantamientos de niños en Navidad

Lamentablemente casi todos los años leemos en las noticias el caso de algún niño atragantado con las uvas en Nochevieja. Los alimentos redondos y pequeños suponen un riesgo de atragantamiento importante en niños por tener una vía aérea más pequeña.

Además esta tradición anima a ingerir las uvas rápidamente, lo que aumenta el riesgo de que obstruyan la vía respiratoria.

Cómo evitar que los niños se atraganten con las uvas

Para hacer partícipes a los niños de esta tradición sin peligro se pueden cortar las uvas en trozos muy pequeños (cuartos) y poner a su disposición menos cantidad de trozos (6-8 trozos) para que puedan acabarlas a tiempo.

Igualmente conviene llevar cuidado con otros alimentos que tienen riesgo de atragantamiento como frutos secos enteros, olivas con hueso o caramelos redondos, que no deben ser consumidos por los niños menores de 5 años.

Cómo evitar las indigestiones en Navidad

Durante esta época del año también es frecuente que los niños sufran alguna indigestión (o empacho) tras las comidas navideñas. Cuando un niño come en exceso, muy rápido o abusa de alimentos no habituales (dulces o grasas) se puede producir una indigestión que suele cursar con dolor abdominal, vómitos y diarrea.

Normalmente durante las 24 horas posteriores a la indigestión el niño no tiene apetito. Para evitar este problema digestivo, no dejes mucha comida al alcance de los niños y limita las raciones. No deben abusar de bebidas gaseosas o alimentos dulces y hay que recordarles comer despacio y masticando bien los alimentos.

Medidas para prevenir las infecciones respiratorias en menores de 6 meses

Durante este invierno, tras la pandemia Covid-19 y la relajación de las medidades de higiene los pediatras estamos viendo un incremento de los virus respiratorios en niños. El más importante es el VRS (virus respiratorio sincitial) que ha causado una gran incidencia de bronquiolitis en los niños más pequeños.

El VRS provoca una inflamación de los bronquios más pequeños de los pulmones y causa obstrucción a la respiración con la consecuente aparición de tos y dificultad respiratoria.

Tienen mayor riesgo de sufrir una bronquiolitis grave los lactantes menores de 6 meses quienes en muchas ocasiones acaban ingresados por necesitar aportes de oxígeno o tratamiento nebulizado con mascarillas.

Este mismo virus para niños más mayores o adultos puede suponer un simple resfriado común, por lo que no es fácilmente reconocible.

Por lo tanto, se recomienda que cuando en casa haya un bebé menor de 6 meses se optimicen las medidas higiénicas con un buen lavado de manos, uso de mascarilla en personas o niños con síntomas respiratorios y evitando también el contacto estrecho con el bebé (abrazos o besos).

También se recomienda una adecuada ventilación de las estancias donde se reúnan bastantes personas y vaya a estar el bebé.

Novamas » Vida

Publicidad