NovaMás » Vida

DEBES SABERLO

¿Es bueno ir siempre con sujetador?

Consultamos con Ana Rosa Lucena Torres, ginecóloga y obstetra en el Hospital Público Costa del Sol de Marbella y Clínica Lacibis, los mitos y verdades de esta prenda.

Abrocharse el sujetador

Abrocharse el sujetador iStock

Publicidad

Parece que la sociedad se está olvidando cada vez más del sujetador. Actualmente, el sostén se ha convertido en una prenda de la cual muchas mujeres prescinden, pero muchas otras buscan desesperadamente. Puede resultar incómodo llevarlo, pero a la vez resulta necesario para aquellas que tienen más pecho. Pero ¿tiene consecuencias sobre nuestra salud llevarlo a todas horas?

Nada perjudicial

No todas tenemos la misma percepción sobre el sostén, pero probablemente coincidamos en que el momento de desabrocharlo es uno de los más placenteros. Aun así, todo depende de la persona, ya que a veces no podemos decidir si usarlo o no, sino que nos vemos obligadas a ello.

Al contrario de lo que se suele decir, no es malo llevar el sostén las 24 horas del día, según apunta Ana Rosa Lucena, ginecóloga y obstetra. Otra cosa es que nos incomode o pueda llegar a hacernos daño en según qué casos.

Depende de la persona

Para aquellas personas con un tamaño de pecho elevado puede ser dañino no llevarlo y, por tanto, ventajoso su uso. El tamaño repercute en el peso, y esto puede derivar en problemas de espalda si no sujetamos las mamas.

Esto deriva en una sobrecarga tanto en hombros como en la misma columna vertebral, que a la vez puede llegar a provocar la adopción de malas posturas. Por ello, si tu pecho tiene cierto peso, el sujetador te puede resultar muy útil. En este sentido, también es recomendado para embarazadas y lactantes.

La talla correcta

Probablemente, hayas escuchado decir que su uso previene la caída de pecho, ya que, como indica su nombre, la función principal de la prenda es sujetar los pechos. Si tú también lo crees, te tenemos que decir que no hay estudios que concluyan en este aspecto. Tampoco se ha llegado a una conclusión firme sobre si su uso fomenta el cáncer de mama.

De todas formas, es cierto que no todos te ofrecen la misma sujeción y, por lo tanto, existen algunos que deberías evitar en la medida de lo posible. Ana Rosa Lucena afirma que si nos aprietan demasiado “los sujetadores con aros pueden llegar a provocar lesiones musculares y dolores referidos a la mama que pueden confundir con otros problemas”, por lo que la clave está en la talla.

Todo reside en sentirse a gusto

Si eres de las que no puede vivir sin llevarlo, deberás tener en consideración algún que otro aspecto. Lucena apunta a que lo “fundamental es encontrar la talla que te corresponda y es mejor optar por sujetadores sin aros”.

De todas formas, no está mal prescindir de él durante algún tiempo. De hecho, liberar las mamas facilita la circulación de la sangre, cosa que será beneficioso para todo tu cuerpo. Además, fomentarán la apertura de los poros de la piel del pecho y la respiración de esta. Puedes empezar por dormir sin él, te sentirás muy aliviada.

La ginecóloga aconseja apostar siempre por la comodidad, ya que la decisión de usarlo es “personal y variable”.

Con toda esta información, ya tienes las suficientes herramientas para optar por su uso o finalmente, abandonarlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Depiladas o no depiladas, ¿cómo se va a la ginecóloga?

Publicidad