NovaMás » Vida

HIJOS

Bronquitis de repetición en niños: ¿Puede ser asma?

En este artículo aclaro conceptos útiles en torno a los cuadros de obstrucción respiratoria.

Bronquitis de repetición en niños: ¿Puede ser asma?

iStock Bronquitis de repetición en niños: ¿Puede ser asma?

Publicidad

Si cada vez que se resfría tu hijo acaba necesitando inhaladores, si pasa los inviernos con tos continúa o le notas dificultad para respirar… muy a menudo te habrás preguntado si es asmático o puede llegar a serlo.

Qué es la bronquiolitis

Denominamos bronquiolitis al primer cuadro de dificultad respiratoria (tiraje costal), tos persistente y ruidos respiratorios (“pitos” o sibilancias) que ocurre por una estrechez en la parte final del bronquio (bronquiolo) debida a la inflamación y el moco.

Suele afectar a los niños más pequeños (menores de 2 años) por la inmadurez del árbol bronquial y viene causada casi siempre por una infección vírica. Es más frecuente en los meses de invierno (diciembre, enero y febrero) y el virus más frecuente es el VRS (Virus Respiratorio Sincitial).

Los niños que hayan sido prematuros presentan una inmadurez bronquial mayor, por lo que tienen más riesgo de padecerla.

Qué es la bronquitis

Se empieza a llamar bronquitis a los sucesivos cuadros de obstrucción respiratoria después de una bronquiolitis o si suceden a partir de los 2 años de vida. Suelen afectar a las vías respiratorias de mayor tamaño (bronquios) y también son causadas por infecciones víricas.

Los primeros síntomas coinciden con cuadros catarrales habituales (rinorrea, tos, fiebre…) para posteriormente iniciar cuadros de dificultad respiratoria (retracción costal, “pitos”, respiración rápida y tos persistente).

En estos casos, el tratamiento consiste en medicamentos broncodilatadores (salbutamol) administrados por vía inhalatoria y también antiinflamatorios (corticoides) en casos más graves.

Tienden a mejorar o incluso desaparecer en torno a los 4-5 años de vida.

Cuando estos cuadros se repiten en el tiempo, son muy duraderos o muy graves el pediatra puede recomendar medicación preventiva para evitar recaídas.

Asma infantil, una enfermedad crónica

El asma es la enfermedad crónica más frecuente de la infancia.

Se debe a una inflamación de la vía aérea desencadenada por diversos estímulos. El más frecuente es el alérgico, pero también puede producirse por otros como la exposición al humo del tabaco, el frío o el ejercicio…

Los síntomas son similares a los de bronquitis, pero al darse en niños más mayores éstos lo expresan como “opresión en el pecho” o “sensación de falta de aire”. Estos niños suelen presentar tos seca persistente de predominio nocturno.

En la auscultación, el pediatra percibirá menor entrada de aire en el pulmón y sibilancias (“pitos”).

Cómo se diagnostica el asma

Para diagnosticar asma definitivamente se debe realizar una espirometría. Se trata de una prueba en la que el niño debe soplar fuerte por un tubo para valorar su capacidad pulmonar.

La espirometría requiere de la colaboración del niño, por lo que resulta difícil realizarla en menores de 6 años.

Antes de esa edad se pueden tener en cuenta diversos factores que indiquen la probabilidad de padecer asma:

  • Antecedente familiares de asma y/o alergia (rinitis, conjuntivitis alérgica)
  • Dermatitis atópica durante los primeros años de vida
  • Alergia alimentaria : leche, huevo…
  • Niños mayores de 4 años que presenten un primer episodio de obstrucción respiratoria
  • Persistencia de los cuadros de bronquitis en niños mayores de 6 años
  • Niños menores de 3 años con 3 o más episodios de bronquitis.
  • Positividad en las pruebas cutáneas (Prick Test) para diversos alérgenos aéreos: ácaros, polen, pelo de animal…no resulta útil en menores de 2 años.

Tratamiento para el asma infantil

El tratamiento de la crisis aguda es el mismo que para las bronquitis (broncodilatadores y corticoides).

Dependiendo de la frecuencia de las crisis, su intensidad y la respuesta al tratamiento, el pediatra puede clasificar el asma según su gravedad e iniciar tratamientos crónicos que mejoren la calidad de vida de dichos pacientes o derivar a una consulta de alergología infantil si fuera necesario.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Cómo hacer tempura de verduras en la freidora de aire?

Publicidad