De nuevo, un fallo técnico volvió a sembrar el caos este domingo entre los pasajeros de la aerolínea israelí Arkia en el aeropuerto de El Prat.

 

El vuelo Barcelona-Tel Aviv tuvo que ser suspendido de urgencia por un incendio en uno de los motores de la aeronave. Ninguno de los pasajeros resultó herido.

La propia compañía aérea aseguró de que se trataba de un avión Boeing 767, propiedad de Neos, una compañía italiana. "Los pasajeros ya han salido del avión y Arkia está trabajando para encontrar una solución alternativa para llevarlos a Israel lo más pronto posible", afirmó la compañía.

 

Te puede interesar:

Hacerse un selfie en el aeropuerto de Phuket puede acarrear pena de muerte

Un fallo técnico impidió al piloto controlar el Boeing siniestrado en Etiopía

Un hombre se queda completamente desnudo frente al mostrador de Ryanair tras perder su vuelo en el Aeropuerto Barcelona-El Prat