"Mi papá un día me dijo: 'si eres gay, olvida que tienes padre', y aquí estoy, sin papá". Es el testimonio de Josnert, un venezolano que vino a España buscando un refugio por su condición sexual. Tuvo que abandonar su país por ser homosexual y vino a España en busca de ayuda para vivir libremente.

Josh, un joven colombiano, vino a nuestro país huyendo del mismo problema que Josnert, la represión de su país por su orientación sexual. Antes de España, Josh se refugió en cinco países más y las amenazas afectaron también a su familia.

Lali también es colombiana y decidió poner fin a la represión y la violencia que sufría en su país y comenzar una nueva vida. "Creo que lo más duro es poner tu vida en una maleta y dejarlo todo atrás".

Se calcula que hasta una de cada cuatro personas que piden asilo en España lo hacen por cuestiones de orientación sexual o identidad de género. Aquí se les ofrece la ayuda necesaria para que puedan vivir libremente.

Llegan con experiencias traumáticas y deseosos de vivir su vida libres y sin violencia. Dejan todo atrás, cueste lo que cueste, para defender sus derechos.