Las altas temperaturas en el interior de un centro de salud en Valencia provocan lipotimias y mareos a pacientes y personal sanitario a causa de la falta de aire acondicionado en el centro médico, por estar este sistema de climatización en obras. Los trabajadores aseguran que en estas circunstancias no pueden trabajar y el riesgo en la salud de pacientes y médicos corre peligro.

A pesar de estar provistos de un gran número de ventiladores, los más de 30ºC resultan muy difíciles de combatir, pero la consellería de sanidad afirma que las obras exclusivamente se podían realizar en estas fechas del verano.

Más que un infierno donde los habitantes de Burjassot, desesperados, tratan de sobrellevar la ola de calor que reciben al acceder a las instalaciones.