125.994500

Publicidad

Nacho Vidal

Nacho Vidal habla por primera vez de la muerte del fotógrafo José Luis Abad: "El volvió a la vida y empezó a revolverse por el suelo"

Nacho Vidal explica lo que sucedió durante el ritual con veneno de sapo en el que murió el fotógrafo José Luis Abad. El actor porno fue detenido el pasado mes de mayo en Valencia acusado de presunto homicidio imprudente.

Nacho Vidal fue detenido a finales de mayo de este año por la muerte del fotógrafo José Luis Abad durante un ritual con un sustancia obtenida del sapo bufo. El conocido actor porno ha concedido una entrevista el diario 'El Periódico'. En ella se refiere a la sustancia como "la medicina". Se trata de un potente y peligroso alucinógeno natural que algunos llaman 'la molécula de Dios'.

Así lo ha relatado el propio actor al diario: "Ese día vino a casa un amigo (José Luis) de mi prima, que estuvo durante un mes y medio o dos meses insistiéndole que quería tomar la medicina del sapo. Mi prima le dijo que yo podía acompañarlo para tomar la 'medicina', porque no la puedes tomar solo. Tienes que estar con alguien que entienda y que pueda controlar en el caso de que vayas a darte un golpe, que te caigas al suelo, que te pueda reanimar. Porque puede pasar que te olvides de respirar y simplemente lo que haces es tirarle agua a la persona. Al tragar agua inmediatamente, respira [...] Vino por la mañana a pasar un día maravilloso. Yo no lo conocía de nada. Nos presentaron y hablamos. Le estuve preguntando qué estaba buscando para tomar 'medicina'. Él me dijo que ya la había tomado anteriormente y le fue muy bien y que quería volver a tomar".

Asegura que no es un chamán y que había tomado la sustancia unas seis veces con amigos: "La "medicina", hasta donde yo sé, no te mata. Lo que te mata es otra cosa", explica.

Dice que concertó el encuentro a través de su prima: "Sabía a través de mi prima y de un vídeo que hice en internet que yo había tomado 'medicina' como él [...] Quería que le acompañara [...] Vino a mi casa de la manera más amistosa posible. Vino con pasteles para tomar después de la paella. No había nada detrás, ningún comercio de nada, ninguna venta de nada".

Nacho Vidal reconoce que cobró por el ritual, algo que le ha perjudicado, pero no solo eso: "A mí lo que me ha perjudicado no solo es eso, sino muchísimas cosas. Es un acoso y derribo contra el personaje de Nacho Vidal. Lo que están diciendo no es verdad. Hay un vídeo (grabado con el teléfono de José Luis) que dicen que es una prueba y lo entregué yo a la familia. Podría haberlo borrado, pero no lo hice. Por varias razones: el vídeo describe lo que digo en mi declaración. Punto número dos: la familia merece ver cómo murió su hijo, que pasó ahí. [...] Es difícil que alguien entienda ese "viaje", por llamarlo de alguna manera, sin haber conocido la 'medicina' nunca. Para ti es como un guauuu, ayudarlo, como lo está pasando, pero la realidad es que ese es el "viaje"".

El actor ha explicado cómo realizó el ritual: "En el momento en que empieza a grabar mi prima, yo lo tengo frente a mí (a José Luis), le miro a los ojos y le digo: yo no soy un chamán, no soy tu maestro, simplemente te voy a acompañar con la 'medicina'. ¿Confías en mí? Él me dijo: sí, confío en ti. Le abrazo, me aparto, se coloca la pipa en la boca, le doy fuego y chupa. Yo le digo: un poquito más, porque tienes que llenar lo máximo para tener la experiencia completa. (….) Cuando ya no pudo más, cojo la pipa y le doy una calada. ¿Para qué le doy una calada? Para que la persona esté acompañada".

"Hice todo lo que estuvo en mi mano"

"Cuando yo fumo, él se desploma. Lo cojo con Miguel, un amigo que estaba con nosotros, y lo ponemos en el suelo. Automáticamente, él entra en una parada y se queda en catarsis, no respira. Creo que pasaron unos 15 segundos. Repito, está grabado. Cuando veo que él no está respirando, lo atiendo. Es mentira que no lo socorrí. Hice todo lo que estuvo en mi mano para salvar a esa persona. Me tiré al suelo, lo recuperé. Hice el 30-2 (boca a boca) lo mejor que pude. Le tiré agua (para que respirara al tragarla) y lo recuperé. El volvió a la vida. Cuando él volvió a respirar, empezó a revolverse por el suelo (…) Por eso dicen que yo no le atendí. No, perdona, estuvo 22 minutos respirando y moviéndose en el suelo. Y ese es el "viaje"; esa es la experiencia. Es lo que le pasa al 100% de las personas que toman esa "medicina". Llega un momento en el que veo que se movía mucho (…) ¿Cómo le llevo a la calma? Con campanas. Me arrodillo. Él estaba de espaldas en el suelo y respiraba muy rápido. Con su cabeza entre las piernas, hago sonar la campana. Empieza a relajarse. Yo pienso: ya está bien, ya está volviendo del "viaje"", explica.

Así se dio cuenta de que algo no iba bien: "Mientras estoy con la campana, miro si respira. (….) De repente, la espalda hizo puff y se quedó quieta. Entonces le dije a mi prima que dejara de grabar y llamara a una ambulancia. Le cogí, di la vuelta a José Luis y empecé a hacerle el 30-2 (boca a boca) de una manera histérica, porque eso no era normal. Nunca lo había vivido. Mi prima fue a llamar a la ambulancia, que tardó unos 45 minutos. Antes de la ambulancia, estuve 30 minutos haciéndole el 30-2 solo, sin parar, diciéndole: Tú no te vas a morir, tú no te vas a morir".

Publicidad