Publicidad

Niñas desaparecidas en Tenerife

La madre de las dos niñas desaparecidas en Tenerife: "Me dijo que él va a cuidar bien de las niñas, pero que no voy a volver a verlas"

Antena 3 ha tenido acceso al testimonio que la madre de las dos niñas desaparecidas en Tenerife ha dado ante la Guardia Civil. Ella relata 3 conversaciones telefónicas con su expareja Tomás Antonio G.C antes de perder el rastro de las pequeñas Anna y Olivia.

Antena 3 ha tenido acceso al testimonio ante la Guardia Civil de Beatriz Zimmerman, la madre de Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas en Tenerife. Las labores de búsqueda continúan después de que se les haya perdido el rastro tanto a las pequeñas como a su padre Tomás Antonio G.C. el pasado martes y desde esas se haya dictado una orden de búsqueda internacional del padre y sus dos hijas, de 1 y 6 años.

La madre de Anna y Olivia relató a la Guardia Civil qué ocurre en las horas previas a la desaparición de las niñas y también después. Los padres de las pequeñas no tenían convenio regulador ni sentencia. "Se realizan de mutuo acuerdo entre nosotros". El pasado martes, Tomás fue a recoger a casa de Beatriz a la hija pequeña Anna y después se acercó al campamento situado al lado del colegio de la mayor, Olivia, a recogerla. En el testimonio Beatriz Zimmerman ante la Guardia Civil contabiliza 3 llamadas telefónicas con su expareja.

"Cuando a las 21:00horas voy a recoger a las niñas a casa de Tomás no están. Le llamo y me dice que están fuera cenando y que él me las acercará luego a mi casa. Cojo unos cuadros que me había dejado en el exterior y me marcho. Después vuelvo a hablar con él casi a las 22:00 horas y es donde me dice que no me preocupe que él va a cuidar bien de las niñas, pero que no voy a volverles a ver más. Me voy al cuartel y desde allí también hablo con él. La última vez que hablamos es a la 1:30 de la madrugada. Desde entonces tiene el teléfono apagado".

Ya en la mañana del miércoles, Beatriz Zimmerman, regresa al cuartel más cercano a su domicilio desde donde la remiten al cuartel más cercano al domicilio de Tomás en Candelaria.

"Como no sé nada de él llamo a sus padres que me dicen que Tomás estuvo con las niñas en su casa a las 19:30 de la tarde y que cuando se marchaban, ya al despedirse, lo hace en un tono que ellos interpretan como de despedida, pero que no les dice a dónde se dirigen. Me pongo en contacto además con todos los amigos del círculo más cercano y todos me cuentan que no saben dónde está pero que también han recibido mensajes de despedida".

Publicidad