Un joven inglés residente en Mallorca ha sido el autor de la mayor estafa a Amazon en Europa, y la segunda en el mundo. El joven le estafó a lo compañía de venta on-line 330.000 euros en unos pocos meses.

Su 'modus operandi' era el siguiente: él pedía un producto cuando le llegaba la caja la pesaba para posteriormente sacar el objeto y llenarla de arena. Después la llenaba de arena y se quedaba con la Tablet o el ordenador, que posteriormente con el dinero ya devuelto lo revendía.

Amazon da por finalizado el proceso de devolución en el momento en que Correos registra la etiqueta de devolución y, al ser miles de paquetes los que retornan a su lugar de salida, parece que la compañía no los revisa inmediatamente. Fue en el centro de Amazon de Barcelona donde descubrieron las cajas llenas de tierra y empezaron a investigar de dónde procedían.

Una vez descubrieron la procedencia, se denunció a la Policía. Los agentes detuvieron al autor y a sus padres, a los que considera cómplices, ya que a su entender tenían que conocer lo que estaba haciendo su hijo. Sin embargo, el abogado de la familia ha asegurado que ellos no sabían nada de lo que estaba haciendo su hijo.