Sanitarios y Policía local de A Coruña tuvieron que enfrentarse a un insólito rescate esta pasada semana. Un hombre, al que se le habían caído las llaves en el interior de un contenedor, quedó atrapado y no podía salir.

Para sacarlo, tuvieron que embadurnarlo de aceite y entre cuatro personas tiraron al sujeto y lograron terminar con su pesadilla. El hombre no presentaba lesiones.

El accidentado alertó con sus gritos a los viandantes que pasaban por allí de lo que estaba ocurriendo y fueron ellos los que llamaron al teléfono de emergencia, instando a una patreulla a que acudiera al lugar de los hechos.