www.proyectocuentalo.org

#Cuéntalo, un archivo interactivo que sirve para denunciar la violencia contra mujeres

Cerca de 40 mil mujeres se atrevieron a narrar en primera persona las violencias machista que habían padecido, bajo el #Cuéntalo. Este archivo servirá para preservar la "memoria colectiva del dolor de las mujeres"

Publicidad

#Cuéntalo, arrancó en abril a raíz de la sentencia de La Manada para denunciar públicamente situaciones de acoso y agresiones sexuales, llegó a extenderse a través de la red social Twitter hasta a 60 países y a generar en solo 14 días 2,75 millones de interacciones.

Con 790.000 usuarios involucrados, sobre todo de España y Argentina, en torno a #Cuéntalo se escribieron 160.000 tuits originales que denunciaban distintos tipos de violencia y que recibieron 2,59 millones de retuits y 5,5 millones de "me gusta".

Todo ese material se ha recopilado en www.proyectocuentalo.org gracias a la colaboración desinteresada de investigadores del Centro Nacional de Supercomputación (BSC) y de la Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Cataluña, para que estos relatos sirvan para conocer la prevalencia y la verdadera naturaleza de unas agresiones que durante mucho tiempo se mantuvieron en silencio.

"Las mujeres han participado en la narración de la violencia machista que han sufrido. Es una barbaridad que hemos conocido y ahora se ha convertido en una memoria colectiva", ha explicado hoy la periodista Cristina Fallarás, impulsora de #Cuéntalo, en una rueda de prensa.

A partir de los 40.000 relatos en primera persona y de otros 10.000 en segunda, los investigadores han elaborado un algoritmo para analizar y dar visibilidad a las distintas violencias que padecen las mujeres.

Uno de cada diez tuits eran relativos a un asesinato; uno de cada siete, sobre violaciones; tres de cada diez, de agresiones sexuales; uno de cada seis, de maltrato; un tercio sobre acoso y otro tercio sobre el miedo.

A diferencia del #metoo, #Cuéntalo ha sido una ruptura del silencio protagonizada por mujeres anónimas, ya que el 75 % de las usuarias que narraron violencias tenían menos de 3.000 seguidores en Twitter.

Publicidad