La Guardia Civil ha detenido en Santa Pola y Elche (Alicante) a cinco personas que supuestamente se dedicaban al robo en viviendas y establecimientos y se llevaron con violencia 102.000 euros en metálico, numerosas joyas de oro y un vehículo, con el que trataron de huir. Mientras escapaban de los agentes, estrellaron el coche en el que iban y trataron de escapar a pie. Los cinco ya han ingresado en prisión.

Este fin de semana fue desarticulado el grupo criminal después de que la operación se iniciara hace apenas tres días, tras un robo en una vivienda de la pedanía ilicitana de La Marina. Un vecino que vio a tres hombres salir de un piso, mientras escuchaba a una mujer pidiendo auxilio, dio el aviso a la Guardia Civil.

El hombre también aportó la descripción del vehículo en el que huyeron. Con estos datos, la patrulla que atendió la emergencia reconoció el vehículo descrito cuando se lo cruzó este viernes por la carretera N-332, informa el instituto armado en un comunicado.

El vehículo policial cambió el sentido de la marcha y activó las señales para darle el alto, pero el otro coche aumentó la velocidad para tratar de huir, con lo que puso en peligro la vida del resto de usuarios de la vía por su forma de conducir.

A la altura de la entrada a Santa Pola, el vehículo giró bruscamente, pero perdió el control y sufrió un accidente. Los tres ocupantes huyeron a pie, aunque fueron interceptados por la patrulla de la Guardia Civil que iba tras ellos y por agentes de la Policía Local, que también habían sido alertados.

De esta forma, los agentes pudieron recuperar todo lo sustraído: 102.000 euros en efectivo y numerosas joyas de oro. El vehículo en el que huían también había sido robado ese mismo día por la mañana.

En esta operación fueron detenidos tres hombres de 24, 30 y 32 años, pero los agentes sospecharon que los autores habían planificado el robo con alguien más.

Amordazaron a la dueña

Según la víctima del robo, los tres hombres entraron a la vivienda inesperadamente, la tiraron sobre la cama, le apretaron un cuchillo de grandes dimensiones sobre la cara y la amordazaron con una funda de almohada durante todo el tiempo que duró el robo, pero no le preguntaron dónde guardaba el dinero ni las joyas, sino que fueron directamente al sitio.

La víctima no conocía a ninguno de ellos, por lo que los investigadores se centraron en personas cercanas del barrio, que la ayudaran en las tareas del hogar o que conocieran de sus costumbres. Así, llegaron hasta una pareja residente con la que tenía cierta relación de confianza.

Las investigaciones concluyeron que, de los dos miembros de esta pareja, la mujer, de 37 años, era quien más conocía a la víctima y quien le habría podido sacar información sobre el dinero. El hombre, de 43 años, habría sido el encargado de planificar el robo junto al resto de implicados, pero sin tener participación material directa.

La detención de esta pareja tuvo lugar este domingo en La Marina-Elche de forma inesperada, ya que la gran repercusión pública que tuvo la primera detención hizo que los agentes temieran que se dieran a la fuga.

El balance de la operación deja cinco detenidos, los tres primeros como presuntos autores materiales de los delitos de robo con violencia e intimidación, amenazas, lesiones, delito de conducción temeraria mostrando desprecio hacia terceras personas, delito de robo/hurto uso de vehículo y delito de pertenencia a grupo criminal. Los otros dos han sido detenidos como cooperadores necesarios del delito de robo y como presuntos autores del un delito de pertenencia a grupo criminal.

Los cinco detenidos pasaron este pasado lunes a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Elche, que ha decretado el ingreso en prisión de todos.

Esta operación fue dirigida por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santa Pola, que continúa con las investigaciones por si este grupo hubiera cometido algún delito más relacionado con este modus operandi.