61.013000

Publicidad

Coronavirus

Un enfermero español que ha probado la vacuna de Oxford contra el coronavirus: "No tengo síntomas ni efectos secundarios"

El enfermero español que es uno de los 10.000 voluntarios en los que se está probando la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford explica cómo se siente y qué esperanzas hay de que los resultados sean positivos.

Europa quiere tener una barrera definitiva para frenar el coronavirus en diciembre. La esperanza para acabar con la pandemia está puesta en la vacuna que desarrollan en la Universidad de Oxford. Las investigaciones avanzan y están realizando ensayos con 10.000 voluntarios.

Entre ellos, está un enfermero español. Hace 10 días que recibió la dosis y hasta el momento está muy esperanzado porque no ha tenido ningún síntoma ni reacción: "De momento, nadie tiene ningún efecto secundario".

"Me hago pruebas anticovid cada semana, en la nariz y en la garganta. La primera me la hice el viernes y hoy he tenido los primeros resultados y he dado negativo", explica, muy satisfecho sobre la buena evolución de estos días.

En cuanto al desarrollo de la vacuna, explica que "creen que a finales de agosto tendrán suficientes datos para poder decir si la vacuna es efectiva o no". "Para Navidad será la mejor noticia que podríamos tener en todo el mundo", predice el enfermero español.

Otras posibles vacunas

La vacuna para el coronavirus que prepara la biotecnológica Moderna Inc protege del coronavirus y no aumenta el riesgo de una enfermedad más graves. Así lo confirman los resultados en ratones publicados este viernes.

En los estudios para una vacuna contra el SARS se sugería que podrían causar síntomas más graves si la persona vacunada se expone más tarde al patógeno. No obstante, las pruebas con ratones han confirmado que en la vacuna para el coronavirus no se producen.

En el nuevo estudio, los ratones, de seis semanas, recibieron una o dos dosis de una variedad de la vacuna. Luego, los investigadores expusieron a los ratones al virus. Se comprobó que la vacuna parecía proteger contra la infección por el coronavirus en los pulmones y las narices sin evidencia de efectos tóxicos.